Loading...

¿Estamos realmente protegidos

por la ley de protección de datos?

¿Alguna vez te ha pasado que estás hablando en voz alta sobre algo que te interesaría comprar y en cosa de minutos te aparece publicidad sobre eso en internet? Creemos que más de alguno se sentirá identificado con nuestra pregunta. Dicen por ahí que estamos vigilados 24/7. Dicen por ahí que saben todo de nuestras vidas, lo cierto es que no lo sabemos… Pero lo que sí podemos afirmar es que nuestros datos no están tan protegidos como debiesen.

Hoy todo se realiza por internet y piden todos nuestros datos personales

Por favor ingrese su nombre, apellido, RUT, teléfono, residencia, fecha de cumpleaños, y podríamos seguir… ¿Qué pasa con esos datos? ¿es obligatorio darlos? ¿es información confidencial? Es normal que surjan muchas dudas cuando nos preguntan prácticamente nuestra vida personal completa antes de suscribirnos en algo o comprar algún producto.

Desde el año 1999, en Chile se encuentra vigente la Ley 19.628 sobre protección de la vida privada. Para ese entonces, internet aún no era una pieza fundamental en nuestras vidas, pero los tiempos cambian y las tecnologías avanzan… Imagínense cómo estamos hoy a nivel mundial debido a la propagación del Covid-19: todos estudiando, trabajando y haciendo los trámites online desde las casas, donde la mayoría, si es que no todas esas actividades involucran nuestros datos personales.

Existen muchas falencias bajo la ley que estamos amparados, según el informe “el estado de la protección de datos personales en Chile”, elaborado por la organización de derechos digitales, menciona algunas, tales como la autorización del uso de datos para marketing directo sin consentimiento del titular, la falta de registro de bancos de datos privados, la falta de una autoridad pública de control, la ausencia de sanciones efectivas y de regulación del flujo transfronterizo de datos personales.

Una encuesta realizada por el Consejo para la Transparencia (CPLT), evidenció que el 82% de los entrevistados manifiesta algún nivel de preocupación por el uso que se les da a sus datos personales por parte de entidades públicas y privadas.

Preocupación por el uso que las entidades dan a los datos de las personas

De los errores se aprende…

¿Recuerdan el caso de Cambridge Analytica? Todo comenzó con un inocente test te personalidad en las RRSS que culminó en acusaciones de robo de datos, interferencia política y chantajes. A Facebook se le acusó de haber compartido de manera inapropiada los datos de 87 millones de usuarios con la firma de consultoría política Cambridge Analytica; y La Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, dictaminó a Facebook una multa de US$5.000 millones como sanción por las malas prácticas en el manejo de la seguridad de los datos de los usuarios. Esto es lo que pasa cuando no existe una adecuada ley de protección de datos.

En Chile, actualmente están trabajando en un proyecto de ley que modifique el marco regulatorio, y planean promulgar la nueva legislación este año, estableciendo estándares que intenten adoptar las buenas prácticas del modelo europeo: GDPR (reglamento general de protección de datos).

¿Cómo la inteligencia artificial puede beneficiar e influir en la protección de datos?

Sin duda alguna, la inteligencia artificial trae múltiples beneficios en todos los sectores y está transformando la forma en que vivimos y trabajamos. Gracias al aprendizaje automático, técnicas de algoritmos predictivos y mayores velocidades de procesamiento, se pueden tratar y analizar millones de datos, por lo que la inteligencia artificial puede ser una gran herramienta y aporte para resguardar la protección de datos personales.

La inteligencia artificial está detrás de la personalización de anuncios en internet, del reconocimiento facial, los asistentes inteligentes de las casas, entre muchos otros. Sin embargo, esta tecnología genera ciertas dudas en relación a los aspectos de cumplimiento normativo, por lo que es de suma importancia que se debata sobre cómo adaptarla en los nuevos modelos de privacidad, y que se entreguen las pautas y directrices al momento de implementarla.

Así lo está haciendo Europa, con el objetivo de consensuar una propuesta legislativa y modificar su reglamento este año. Para esto, elaboraron el informe Adecuación al RGPD de tratamientos que incorporan Inteligencia Artificial, donde aseguran que se debe prestar especial atención a la legitimación para el tratamiento, la información y transparencia, el ejercicio de derechos, las decisiones automatizadas, la exactitud, la minimización de datos, la evaluación de impacto y el análisis de la proporcionalidad del tratamiento, entre otros.

Es fundamental desarrollar regulaciones en materia de protección de datos para que la sociedad pueda obtener beneficios sostenibles de las nuevas tecnologías, por lo que necesitamos trabajar juntos para establecerlas e implementarlas.

 Artículo Anterior
Artículo Siguiente 

Si quieres saber más y hablar con un especialista en el uso de datos e inteligencia artificial,

siempre estaremos disponibles para conversar y ofrecerte la mejor solución

Impulsamos la transformación digital en tu empresa